Remedios caseros para tratar la gingivitis de forma natural

¿Sabías que la naturaleza ácida del vinagre de manzana lo convierte en un gran aliado de nuestra salud bucal? Este ingrediente nos ayuda a desinflamar las encías y combate el mal aliento.

La gingivitis es una afección bucal que se produce cuando las encías se inflaman y enrojecen debido a la infección de algunas bacterias.

Suele originarse a partir de los depósitos de placa, es decir, esa acumulación de residuos de alimentos que, por lo general, se da debido a una mala higiene.

Si bien muchos casos son de carácter esporádico, es fundamental darle un tratamiento oportuno para evitar complicaciones y enfermedades más graves.

Además, dado que los microbios se siguen proliferando, puede volverse una condición dolorosa que, entre otras cosas, genera mal aliento, sangrados y úlceras.

La buena noticia es que hay varios remedios de origen natural cuyas propiedades facilitan el control de este problema sin provocar efectos secundarios indeseados.

En esta oportunidad hemos recopilado los 6 mejores para que no dudes en tenerlos en cuenta ante el primer síntoma.

. Limón

El jugo de limón concentra poderosos agentes antisépticos y antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la gingivitis de forma eficaz.

Sus ácidos naturales inhiben el crecimiento bacteriano y, de paso, regulan el pH de la boca para controlar la halitosis.

Ingredientes

El jugo de ½ limón
1 vaso de agua tibia (200 ml)

Preparación

Exprime el jugo de medio limón, añádelo en un vaso de agua tibia y dilúyelo bien.

Modo de uso

Usa el líquido como un enjuague bucal, y haz buches durante un par de minutos.
Escúpelo y repite el tratamiento dos veces al día.

2. Aceite de tomillo

Las propiedades antibióticas del aceite de tomillo se pueden aprovechar para combatir los microorganismos que inflaman las encías.

Estos agentes limpian las áreas de la boca de difícil acceso y, a su vez, reducen la formación de placa bacteriana.

Ingredientes

½ cucharadita de aceite de tomillo (2 g)
½ vaso de agua tibia (100 ml)

Preparación

Diluye el aceite de tomillo en medio vaso de agua tibia.

Modo de uso

Realiza buches con la bebida, durante uno o dos minutos.
Repite el procedimiento después de cada comida principal.

3. Bicarbonato de sodio y agua oxigenada

Un enjuague bucal casero de bicarbonato de sodio y agua oxigenada puede disminuir de forma eficaz los incómodos síntomas causados por la gingivitis.

Sus agentes antibacterianos limpian a profundidad la boca y reducen la acumulación de residuos en las piezas dentales.

Ingredientes

1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
1 vaso de agua tibia (200 ml)
2 cucharadas de agua oxigenada (20 ml)

Preparación

Incorpora el bicarbonato de sodio en un vaso de agua tibia y mézclalo con el agua oxigenada hasta que se diluya bien.

Modo de uso

Enjuaga la boca con el líquido, y realiza gárgaras durante dos minutos después del cepillado.
Evita usarlo más de dos veces al día, ya que puede ser un poco abrasivo.

4. Aloe vera

El gel de la planta de aloe vera es un producto antibacteriano y antiinflamatorio que combate la hinchazón de las encías mientras frena el crecimiento de los microbios.

Su aplicación disminuye el dolor causado por la gingivitis y acelera la recuperación de los tejidos de las encías.

Ingredientes

2 cucharadas de aloe vera (30 g)
3 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

Mezcla el gel de aloe vera con las gotas de aceite esencial de árbol de té.

Modo de uso

Frota el tratamiento sobre los dientes y encías, y déjalo actuar sin enjuagar.
Repite su uso dos veces al día.

Fuentes: Hellouworld/informe21

You may also like...