Dr. Marco Luna, el Arquitecto de Rostros

En el año 2005 el Doctor Marco Aurelio Luna Avellaneda, tomó la decisión de dedicarse a la medicina estética a raíz de la aplicación terapéutica para pacientes con parálisis facial, cuyo resultado fueron tan favorables que inclusive los familiares pidieron tratamientos con fines estéticos.

Marco Aurelio, logra, desde el primer momento en que se entra a su consulta, crear un ambiente de entera confianza donde se le revelan uno a uno los complejos más comunes de las mujeres-y algunos hombres- en el país de las bellezas perfectas. Quien cruza la puerta de su consultorio, creyendo que va por una inyección de bótox, una sesión de plasma rico en plaquetas, o cualquiera de sus tratamientos, descubre que, para él y su equipo, la belleza es cuestión de salud, por lo que la experiencia dicta muchísimo de lo que podríamos considerar una visita rutinaria a un consultorio convencional.

Una de las cosas que más llama  la atención apenas entras a su consulta, es que todo el equipo que trabaja con el doctor, sus asistentes y el resto de profesionales, irradian una belleza que atrapa, que cautiva. Una belleza que parece casi matemática.

Al respecto, el doctor Luna, sostiene una teoría que respalda todos y cada uno de los ‘’arreglos’’ que en su consultorio se producen.

‘’La belleza perfecta existe y es distinta en cada persona’’, dice con total seguridad. El Dr. Marco nos comenta sobre la proporción aúrea, una teoría que el maneja a la perfección: ‘’Todo en la naturaleza obedece a esta proporción, desde las cadenas de ADN hasta las flores, por eso cuando las flores no están en condiciones óptimas –no respetan el número Phi- mueren, se marchitan… no son especímenes dignos de recordar. Bueno, con la belleza humana pasa lo mismo, hay rostros que no necesariamente cumplen los estándares de belleza convencional-lo que vemos en revistas, en la televisión y en las artistas- pero que sin embargo siguen siendo bellos, porque obedecen a su propia proporción áurea”.

El doctor explica que en determinada persona una nariz grande puede resultar poco estética mientras que en otra puede lucir espectacular. ‘’Todo se lo debemos a Phibonacci, por eso, cuando cualquier paciente llega a mi consultorio yo no altero su rostro, sino que conservo sus rasgos llevándolos a la proporción áurea que les corresponde. Lo que da resultados naturales y satisfactorios la mayoría de las veces”.

Marco Luna, se diferencia de los demás especialistas en rostros, porque se interesa en aplicar las mejores técnicas, los productos más innovadores, con el criterio de quien sabe con exactitud cómo y cuánto modificar la cara de alguien para que esa persona “SEA UNA MEJOR VERSIÓN DE SI MISMO”. No solo trabaja con el aspecto de la piel, sino que se esmera –junto a su equipo- en mostrarle al paciente un panorama completo de cómo sacarle provecho a sus facciones, por lo que no es raro que sus consultas tengan al final recomendaciones de estilismo, maquillaje y hasta coloración del cabello. Eso y el trabajo en equipo, son los elementos que garantizan la sinergia de muchas disciplinas que intervienen en materializar los rostros de los pacientes, esa belleza que viene de adentro, del ADN, como un escultor develando una obra de arte donde los demás solo veían una roca maciza.

IG: @drmarcoluna

Correo: info@drmarcoluna.com   Web: www.drmarcoluna.com

You may also like...